El modelo ETHAZI se desarrolló a modo de experiencia piloto en el curso 2013/2014 en 5 centros de formación profesional tanto públicos como concertados de Euskadi. Participaron en esta experiencia, 100 alumnos y 25 docentes de 5 diferentes ciclos formativos.

Actualmente, ya hemos superado la fase piloto, y nos encontramos en la fase de despliegue e implantación. Nuestro objetivo es que en varios años, los centros de FP de Euskadi, tanto públicos como concertados, trabajen en este nuevo contexto de aprendizaje: los ciclos de alto rendimiento – ETHAZI.

El elemento central sobre el que se articula todo el modelo de aprendizaje es el APRENDIZAJE COLABORATIVO BASADO EN RETOS.

El planteamiento de una situación problemática, su transformación hacia un reto, así como la totalidad del proceso hasta la obtención de un resultado, está estructurado partiendo tanto de las competencias técnicas y específicas de cada ciclo, como de aquellas competencias transversales que en este momento tienen un carácter estratégico, tales como: autonomía en el aprendizaje, trabajo en equipo, orientación hacia resultados extraordinarios, etc…

Las situaciones problemáticas, en todos los casos, son planteadas a una clase configurada en equipos, donde el proceso de trabajo ha de posibilitar al alumnado vivir la situación como un reto y, desde ahí, tiene que tener la oportunidad de generar el conocimiento necesario que le permita aportar las mejores soluciones.

El planteamiento del modelo a través de retos necesita de una reinterpretación de la mecánica del aprendizaje. La interpretación que más se ajusta al modelo, es la del aprendizaje como un proceso de evolución, donde el alumnado es responsable del mismo. El aprendizaje basado en retos, permite disponer de un escenario y de un momento, en el que el alumnado a nivel individual y de equipo se pone en acción y produce un resultado. Este resultado se interpreta, se analiza lo que le ha funcionado y lo que no, y se decide qué se va a hacer de forma diferente en el siguiente reto para acercarse a unos objetivos superiores.

Esta propuesta de trabajo no encaja con el modelo estructural tal y como lo venimos conociendo hasta ahora; elementos tales como los horarios, las evaluaciones, la configuración del aula,…., en su formato actual dejan de ser válidos y necesitan de un re-pensamiento y consiguiente redefinición.

Ethazi_Castellano

CARACTERISTICAS DEL MODELO ETHAZI:

INTERMODULARIDAD

Para que el diseño de retos se acerque al máximo a las situaciones de desempeño en la realidad laboral de cada ciclo formativo. Esto exige un análisis profundo de las competencias profesionales y los resultados de aprendizaje del ciclo de cara a mejorar la eficiencia en los tiempos de aprendizaje.

EQUIPOS DOCENTES DE CICLO AUTOGESTIONADOS

Comenzando a potenciar el trabajo en equipo y la responsabilidad desde el propio equipo docente compuesto por un número reducido de miembros que se encargue del ciclo formativo completo, que mediante un alto grado de autogestión pueda ajustar sus horarios, la utilización de espacios, las guardias y sustituciones, etc.., a las necesidades que el desarrollo del aprendizaje del alumnado plantea en cada momento.

El mismo equipo se reparte las tutorías tanto individuales como grupales a lo largo del ciclo completo.

EVALUAR PARA EVOLUCIONAR EN EL DESARROLLO COMPETENCIAL

La evaluación se integra como elemento clave dentro del propio proceso de aprendizaje del alumnado, proporcionándole feed-back frecuente sobre su evolución en el grado de adquisición de las competencias profesionales previstas.
Para potenciar este enfoque de evaluación y favorecer la participación en el mismo tanto al profesorado como al alumnado (de manera personal y como parte integrante de equipos) y a otros agentes que puedan aportar al proceso de evaluación se ha desarrollado la herramienta específica SET (Skills Evolution Tool).

ADECUACIÓN DE ESPACIOS DE APRENDIZAJE

La implementación de estas nuevas metodologías requiere de aulas, equipamientos, mobiliario y espacios específicos diferentes a los que habitualmente existen en los centros de formación. El diseño de los mismos atiende principalmente a las características de espacios flexibles, abiertos, interconectados y que propicien situaciones ambientales que favorezcan el trabajo activo-colaborativo.