Las competencias transversales las conforman aquellas características que ha de tener el alumnado para adaptarse al entorno laboral, más allá de los conocimientos técnicos necesarios. En el modelo ETHAZI, esto supondrá reorganizar y adaptar la estructura del ciclo, incluyendo estas competencias y creando un sistema de evaluación en el que se tenga en cuenta tanto las competencias técnicas como las transversales.

A continuación se muestran los cuatro bloques de competencias transversales propuestos  para trabajar en la Formación Profesional de Euskadi:

  • Personal:
    • Autonomía
    • Implicación
    • Iniciativa emprendedora
  • Comunicación:
    • Comunicación oral
    • Comunicación escrita
  • Digital:
    • Alfabetización en información y datos
    • Comunicación y colaboración
    • Creación de contenidos digitales
    • Seguridad
    • Resolución de problemas
  • Colaborativo:
    • Trabajo en equipo
    • Resolución de problemas
    • Toma de decisiones

Partiendo de la situación de cada ciclo, el objetivo será priorizar dichas competencias transversales y trabajar en el desarrollo de las mismas.

Para que se dé este aprendizaje significativo, el alumnado debe ser responsable de su propio aprendizaje, por lo que es necesario incluir momentos de reflexión y para ello el feedback es la herramienta más adecuada (tanto formal, como informal). En este camino, sus compañeros/as y profesores/as estarán presentes facilitando la información necesaria y poder tomar compromisos de mejora.